Grupo AN

Sala de Prensa

Inicio » Sala de Prensa » Actualidad » Gran asistencia al Acto Central del Centenario

Gran asistencia al Acto Central del Centenario

La Sala de Cámara de Baluarte se quedó pequeña para el acto central del Centenario del Grupo AN que se celebró el pasado 23 de noviembre. A él acudieron distintas personalidades como el presidente del Grupo AN, Francisco Arrarás, el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz; la ministra de Medio Ambiente Rural y Marino, Rosa Aguilar; la Presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres; la Alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; la Conejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro, el presidente de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra, José María Martínez, a losque se unieron medio centenar de ex presidentes y ex consejeros, representantes de las 137 cooperativas socias, clientes y proveedores del Grupo AN. Tras los actos propios del Centenario en el que abundaron las felicitaciones al Grupo AN, que se puso como modelo por todas las autoridades, se sirvió una comida, en el mismo Baluarte, para casi 600 comensales donde se mantuvo la emotividad del acto.      

La jornada arrancó temprano en esa fecha del 23 de noviembre fijada en la agenda de las autoridades que iban a protagonizar el acto Central del Centenario del Grupo AN.

El Consejo Rector, como hace habitualmente, se reunió en la sede central de Tajonar a las nueve de la mañana, para ultimar todos los detalles que presentaba a la Asamblea General Ordinaria, con cita en primera convocatoria para una hora más tarde en Baluarte y en segunda para las 10.30 horas.

Los representantes de las diferentes cooperativas socias fueron presentando sus acreditaciones y retirando del mostrador donde eran recibidos por técnicos del Grupo AN la correspondiente documentación: Memoria del Ejercicio  2009-10, revista con preciso comentario de todas y cada una de las actividades… Y con la puntualidad habitual comenzó el segundo acto del día, que cerraron una hora después el presidente del Grupo AN, Francisco Arrarás, y la consejera de Desarrollo Rural, Begoña Sanzberro.

En la jornada, por la excepcionalidad y porque no son muchos los que cumplen 100 años, era el segundo acto el que se esperaba con más nervios, el que había concitado en Pamplona, en el Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra Baluarte a más de 500 personas llegadas de las diferentes autonomías para ese momento previsto de las 12.30 horas.

Con el fin de agilizar el acceso, en el amplio vestíbulo principal de Baluarte, decorado con paneles informativos del Grupo AN, se habían colocado catenarias para dirigir a los mostradores por un lado a las cooperativas, por otro a los miembros de todos los consejos rectores, autoridades, clientes y proveedores. En la sala, más de tres filas de butacas, justo en el corte del pasillo central que parte en dos bloques horizontales el aforo, tenían sillones con nombre y apellidos, ordenados por orden alfabético, para acoger a todos los miembros de los consejos rectores históricos que habían confirmado su asistencia, más de sesenta. Orden que debía cumplirse para permitir el acto de homenaje que se les iba a hacer en el mismo acto. No faltó ninguno de los presidentes, por lo que se colocaron por orden cronológico en el cargo: José María Lander, Francisco San Martín y Antonio Urzáiz. Después los gerentes, entre los que por un tema familiar de última hora no pudo acudir Ángel  Gárriz: José Javier Muguerza y Sabin Goicolea. Y seguidos, ya por orden alfabético de  sus apellidos  con el fin de poder entregarles el regalo nominativo, todos los consejeros.

Las primera filas, también reservadas, en este caso para autoridades. Allí se fueron colocando el Vicepresidente y Consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda; la Delegada del Gobierno Central en Navarra, Elma Sáiz; el Presidente de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España, Fernando Marcén quien estuvo acompañado por su director y subdirector, Eduardo Baamonde y Agustín Herrero. No faltaron tampoco representantes de las Uniones y Federaciones de Cooperativas donde el Grupo AN tiene socios, como Gabriel Alonso y Jerónimo Lozano de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León -Urcacyl-;   Felipe Gómez de la Federación de Cooperativas Agrarias de Aragón que preside también Fernando Marcén; Isaías Gómez y Jesús Martínez, de la Federación de Cooperativas Agrarias de La Rioja; el Consejo Rector al completo de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra; el presidente de la Fundación Anecoop y hasta la última Asamblea su director general, José María Planells…

Del Gobierno de Navarra no faltaron los representantes habituales que cada año vienen acompañando al Grupo AN en su Asamblea General, como los directores generales del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Jesús María Echeverría; Ignacio Guembe y Andrés Eciolaza, además del Jefe de Gabinete, Miguel Roncalés, los directores José Luis San Agustín, Rubén Palacios, Javier Echarte; los directores de los ITG Agrícola, Javier Sanz, y Ganadero, Carlos Santamaría; de Riegos de Navarra, Miguel Horta; de ICAN, Iñaki Goñi; o Evena, Emilio Gurrea; así como el delegado de Agricultura en Navarra, Javier Ramírez; toda la dirección de la UAGN; máximos representantes de las Cajas …

El grueso del aforo estaba formado, como es lógico, por los representantes de las cooperativas socias que habían llegado de las cinco comunidades autónomas con presencia del Grupo AN: Navarra, Aragón, Castilla y León, La Rioja y País Vasco. Algunos de ellos, con a apretada agenda descrita de Consejo Rector, Asamblea y Centenario y cientos de kilómetros de distancia se habían trasladado a Pamplona la noche anterior.

No faltaron tampoco representantes de las diferentes sociedades del Grupo AN, equipos directivos y comerciales, algunos incorporados a los actos fuera de tiempo porque, como era día laboral, tuvieron que acudir primero a sus correspondientes trabajos, que abrieron hasta el mediodía con normalidad en todos los casos, oficina central incluida. Y pudieron hacerlo sin problemas porque se  habían instalado en el vestíbulo de Baluarte pantallas de televisión que trasmitían por circuito cerrado lo que estaba pasando en el interior, lo mismo que pasaron la llegada de las autoridades por la gran pantalla del salón.

No faltaron los principales proveedores y clientes, si bien en algunos casos agendas de última hora impidieron algunos desplazamientos. Desde operadores de las principales petroleas hasta operadores portuarios, fabricantes de harinas, distribución, comercio tradicional…

El vestíbulo de Baluarte, superadas las doce del mediodía era un abarrotado hervidero, con abundantes decibelios proveniente de las conversaciones cruzadas. Veinte minutos después, cuando los protocolos del Gobierno de Navarra y Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ya estaban en Baluarte anunciando la inminente llegada de las autoridades, el vestíbulo quedó casi vacío, sólo con los dirigentes del Grupo AN junto a la puerta de entrada acompañando al presidente del Gobierno Foral, Miguel  Sanz, quien llegó con antelación y se colocó junto a la puerta de entrada con el presidente del Grupo AN, Francisco Arrarás; el Director General, Jesús Sarasa, para esperar a la delegación madrileña que llegaba con la nueva ministra. Junto a ellos se fueron colocando el vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda; la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro; los directores generales del Departamento de Sanzberro… La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, quien había tomado posesión de su cargo un mes antes tras la renovación del Gabinete que había realizado el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, llegó también con margen de tiempo para saludar y conocer, antes de iniciarse el acto, tanto a los máximos representantes del Grupo AN como a las autoridades navarras que le esperaban en la puerta de acceso a Baluarte.

La ministra llegó acompañada por un nutrido séquito, cruzó la plaza de Baluarte andando, con la delegada del Gobierno, Elma Saíz, a un lado y el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, al otro. Llegó antes de la hora, pero con una agenda más que apretada porque por la tarde debía comparecer en el Senado, por lo que sus servicios de Protocolo acuciaron a la organización del Grupo AN para que se respetaran los tiempos y, en todo caso, advertir que debía ausentarse antes de que se entregaran todos los reconocimientos a los miembros de los Consejos Rectores históricos porque debía tomar un avión sobre las 14 horas.  Antes de dar las 12.30 horas, momento previsto para el inicio del acto, se encontraba saludando a los consejeros del Grupo AN en el escenario del Salón de Cámara de Baluarte, hasta el que llegó acompañada por los presidentes Francisco Arrarás y Miguel Sanz.

En el abarrotado salón, con público en la parte trasera de los pasillos longitudinales, se ocupaban los últimos huecos una vez sentadas las autoridades invitadas y en el escenario, para dar tiempo a la llegada de la Alcaldesa de Pamplona y Presidenta del Parlamento de Navarra, se conversaba entre los flases de los fotógrafos y focos de las televisiones que tuvieron tiempo suficiente para coger las primeras imágenes.

En cuanto se abrió el micrófono se hizo el silencio, con un auditorio tan lleno como interesado.

Había que ponerse en situación, en lo que ocurría en Navarra, España, Europa y el Mundo un siglo atrás para entender cómo, por qué y para qué se constituyó la cooperativa de cooperativas, la Federación Católico Social de Navarra, en aquel turbulento inicio de siglo XX, el origen del actual Grupo AN. Lo hizo el Director de Comunicación del Grupo AN, Fernando Beroiz, quien ejerció de conductor del acto, dando tiempo con la historia para que se incorporaron los más retrasados.

Tres minutos después tomaba la palabra la Alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, para, como mandan los cánones protocolarios,  dar la bienvenida a todos los asistentes. Bienvenida vibrante porque la Alcaldesa no se contentó con dar la bienvenida y, como primera autoridad interviniente, felicitó al Grupo AN, elogió su trayectoria, ensalzó sus principios cooperativos, destacó los logros empresariales conseguidos con el desarrollo industrial y la creación de empleo, y aplaudió las perspectivas de futuro que tiene ya previstas en el Plan Estratégico aprobado hasta 2013.

Los cerrados aplausos ratificaron la exposición de Yolanda Barcina conforme la Alcaldesa dejaba el atril para volver a su sitio en la mesa presidencial.

Y se fundió la sala al negro para ver, en la gigantesca pantalla que servía de telón de fondo a todo el escenario, el video "emotivo" que se había preparado para el acto con el fin de "contar" la realidad actual del Grupo AN desde la evocación, desde el corazón. Un sencillo guión, con la voz en off de una abuela, aplaudía el contrato de trabajo que su nieta -la primera mujer de la familia con idiomas y dos carreras universitarias- había conseguido en el Grupo AN; y recordaba cómo su abuelo había fundado la cooperativa del pueblo, embrión de la actual empresa, con la penuria del momento, con enorme esfuerzo para sacar las 10 pesetas que hacía falta para ser socio. Y de ahí, durante cinco generaciones, con fotos históricas reales de la Federación Católico Social de Navarra, después de la Federación Agro Social de Navarra, y más tarde de Uteco y Agropecuaria Navarra, se llegaba a las modernas explotaciones actuales,  punteras fábricas dotadas con tecnología punta para ofrecer al mercado productos alimentarios frescos, en conserva, cuarta y quinta gama. Fotos antiguas y videos de siegas con hoz y trillas, con fotos de los actuales equipos humanos y modernas maquinarias, dotadas con aire acondicionado, gps… Y producto diferenciado, sano, seguro y de máxima calidad, ahora con las mejores presentaciones… siempre contado desde la emoción… que, cuando volvió la luz, levantó rotundos aplausos otorgados por la mayoría de los protagonistas que, en muchos casos, se habían visto reflejados en los siete intensos minutos de duración.

Y la luz trajo de nuevo la palabra. En este caso, la de la máxima autoridad de la empresa, el anfitrión, el presidente del Grupo AN, Francisco Arrarás. Retomó el relato inicial con el que se abrió el acto y contó el devenir histórico de la empresa, pegado al de la propia historia de España en un siglo tan intenso como el XX que, en su recta final, tan profundos cambios trajo. Y se centró en la última etapa, la que inició el presidente José María Lander dando una perspectiva absolutamente empresarial a la quebrada cooperativa Uteco Navarra, que ahondó Francisco San Martín y, desde esos cimientos, construyeron los dos presidentes que fallecieron ostentando el cargo, José Martínez Chueca y José Iturralde, antes de que Antonio Urzáiz le pasara el testigo al propio Francisco Arrarás. Con un reiterando reconocimiento a todos cuantos a lo largo de los cien años han puesto su esfuerzo para construir el actual Grupo AN -agricultores y ganaderos, rectores, trabajadores, socios, clientes y proveedores- el presidente orientó su intervención al futuro para redoblar esfuerzos. No le faltaron aplausos, al contrario, la sala hizo suyas las palabras y las suscribió con entusiasmo.

La Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar le siguió. No escatimó tampoco elogios hacia el Grupo AN, hacia el modelo cooperativo y empresarial que representa, resaltando no solo la seguridad comercial que aporta a los agricultores y ganaderos de las cooperativas socias sino la apuesta por dar valor a los productos transformándolos en industrias propias que generan empleo rural y dominantemente femenino, además de cuidar el medio ambiente y contribuir al equilibrio territorial. Rosa Aguilar dejó claro su conocimiento del ecosistema navarro, ensalzó sus paisajes y productos alimentarios de calidad, se apoyó en el vídeo proyectado para introducir también en su discurso emotividad, jugando con el pasado, el presente y el futuro, como el propio vídeo, felicitó al Grupo AN y le animó a seguir por la misma senda.

Los aplausos con los que se le reconoció el discurso dieron paso al último discurso, el del Presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz. Sin papel alguno de apoyo, como buen conocedor del actual Grupo AN que es en la medida que la mayoría de las vanguardistas y punteras industrias las había inaugurado, tomó la palabra con la rotundidad que le caracteriza. Y como se puede contemplar en el discurso que recogemos más adelante, tampoco escatimó palabras de elogio, felicitaciones y ánimo.

Con su discurso se llegó a la parte final del acto, la correspondiente a los reconocimientos. Primero a los tres presidentes y los dos gerentes, que pasaron de la sala al escenario para recibir, de manos de las autoridades, el detalle. Un llavero de plata, con el anagrama del Grupo AN en el anverso y las fechas 1910 -2010 a cada lado; y el nombre del reconocido en el reverso.

Para entonces el Presidente del Grupo AN, Francisco Arrarás, ya había entregado el mismo detalle a cada una de las autoridades que ocupaban la presidencia, que recogieron el mismo llavero con su nombre en el reverso.

Antes de que los consejeros fueran llamados al escenario, una hora después de iniciado el acto, se agradeció la presencia de la Ministra Rosa Aguilar, a la que se despidió para que pudiera coger el avión. Mientras el Presidente del Grupo AN la acompañaba a la salida, con  un aplauso de reconocimiento por su asistencia por parte de la abarrotada sala, se fueron llamando a los consejeros que, en unos casos más que otros, con cierta emoción subieron al escenario para recibir el llavero de plata con su nombre de manos de las autoridades.

Diez minutos después, tal y como estaba previsto, finalizaba el acto formal con el que se había celebrado el Centenario si bien, tal y como se les había reclamado desde la megafonía, los miembros de los consejos rectores permanecían en la sala para hacer una foto de familia con los miembros del actual Consejo Rector y las autoridades que habían presidido el acto.

Mientras se hacía la foto de familia el resto de asistentes fueron pasando del vestíbulo al salón de exposiciones convertido en comedor.

Costó sentarse a comer porque, tras la formalidad a la que obligaba el acto en la Sala de Cámara, había que saludar a personas que, en muchos casos, hacía años que no se habían vuelto a ver. Las imágenes de televisión proyectadas sobre la pantalla conforme se realizaba el acto, en las que también se incluyeron a los asistentes, permitieron descubrirse a los propios invitados y reconocerse.

Poco después de las dos de la tarde, con las autoridades en el centro del enorme salón y todos los asistentes ya sentados, se inició la comida que sirvió como colofón para, alrededor de la buena mesa bien provista con viandas de la tierra y caldos de Uvanis, animar la charla hasta bien entrada la tarde.

Comparte: Facebook Twitter Google Plus Email
Todos los derechos reservados