Grupo AN

Sala de Prensa

Inicio » Sala de Prensa » Actualidad » 2016 Congreso horticultura Cuéllar

Glus organiza el III Congreso de horticultura al aire libre

La cooperativa Glus-I de Cuéllar, Segovia, organiza por tercer año consecutivo el Congreso de Horticultura al aire libre junto con la revista Tierras y el patrocinio y colaboración de empresas del sector agrícola y entidades como el Ayuntamiento de Cuéllar y la diputación provincial de Segovia. El presidente de la cooperativa socia del Grupo AN, José Antonio Herguedas, fue el encargado de inaugurar la jornada, que se celebró el pasado 13 de enero de 2016 en la sala Alfonsa de la Torre, en Cuéllar. Junto a él, abrieron el turno de las ponencias Jesús García, alcalde de la localidad; Jaime Pérez, diputado de Promoción Económica; Juan Marcos Gil, responsable del segmento agrario de Bankia; y Alejandro de la Vega, redactor de Tierras. Más de 280 personas asistieron a la jornada, muchos agricultores socios de la cooperativa Glus-I y de ASOPROFIT, así como técnicos de las empresas colaboradoras y patrocinadoras.
El congreso, que se iniciaba poco antes de las 10.00 horas de la mañana, abordó multitud de temas relacionados con la horticultura al aire libre, desde la competitividad de la huerta del Duero hasta el futuro de la producción ecológica, pasando por el control de plagas, la fertilización y las innovaciones en horticultura de precisión. Amplia jornada que se prolongó hasta final de la tarde y que contó con mucha participación por parte de los asistentes, que tenían la oportunidad de consultar sus dudas con reconocidos expertos de cada uno de los temas.

COMPETITIVIDAD EN EL MERCADO
La primera ponencia, impartida por el director comercial de Huercasa Carlos Olmos, se centró en las claves para la competitividad de la horticultura del Duero en los mercados nacional e internacional y las posibilidades de futuro: “Es necesario optimizar los procesos desde la siembra hasta la llegada del cliente para ser más competitivos en el mercado. La calidad del producto, el marketing y la innovación se presentan como elementos fundamentales para el futuro de la horticultura del Duero”, señaló Olmos. Dejó claro que exportar es posible y destacó la necesidad de unirse, de concentrar la oferta para poder hablar en conjunto con la agrupada distribución y adquirir mayor poder de negociación, evitando así guerras de precios entre los productores. “El problema actual es la dispersión de la oferta frente a una concentrada demanda que impide negociar los precios. Hay que agruparse para obtener precios competitivos pero que dejen rentabilidad al agricultor”, aconsejaba. 
Otra de las cuestiones en las que profundizó Carlos Olmos fue en la conveniencia de cerrar el ciclo de cultivo con otras zonas productivas para ofrecer servicio integral a los clientes: “Tenemos que ser capaces de ofrecer el producto durante todo el año, para lo que es encesario establecer convenios colaborativos o cooperativos con otras zonas de producción que nos permitan ofrecer un servicio integral y durante todo el año a los clientes, algo muy relacionado también con la necesidad de agrupar las producciones”, señaló, pues mencionó también que uno de los principales problemas de la horticultura en Castilla y León es el reducido tamaño de las explotaciones.
Olmos insistió en que una de las claves de la exportación es la ilusión y señaló que si algo irradiaba el sector agrario era ilusión: “El agricultor cultiva con amor e ilusión, ha convertido su trabajo en su hobbie y esa es una de las principales claves de la exportación, junto con la competitividad que mencionaba al principio de mi intervención”, finalizaba el director comercial de Huercasa.

RETOS SANITARIOS EN HORTICULTURA
Tras la ponencia de Carlos Olmos se iniciaba el seminario “Retos sanitarios de la horticultura en el Duero”, moderado por el profesor de la Universidad Politécnica de Madrid y doctor ingeniero agrónomo, Pedro Hoyos. El programa se vio ligeramente alterado por el retraso de Hoyos, que se incorporó a mitad del seminario, y la enfermedad de Ricardo Biurrun, investigador de INTIA y que fue sustituído por su compañero Juan Antonio Lezáun, quien desarrolló una ponencia sobre el Proyecto Life Agrointegra en el que se investigan herramientas para la Gestión Integrada de Plagas (GIP), entre las que se encuentran las estaciones de avisos, la confusión sexual, la suelta de fauna auxiliar, bandas floridas, técnicas culturales y otros medios de defensa contra plagas y enfermedades en horticultura. Lezáun señaló que “estas medidas persiguen la protección integral de los cultivos y todos estamos preparados para ponerlas en marcha, puesto que se puede lograr la misma eficacia manteniendo los costes de producción”, comentó. Expuso algunos de los resultados preliminares de los ensayos realizados en Navarra en el marco del proyecto Life Agrointegra, en los que participan horticultores socios del Grupo AN. Entre otras técnicas mencionó la creación de refugios para fauna auxiliar como nidos para rapaces que permitan controlar los topillos; la puesta en marcha de cultivos asociados con bandas con flores con el objetivo de adaptarlos al cultivo y atraer a los insector auxiliares a estas bandas floridas: “Está dando buenos resultados y funciona como una especie de trampa para los insectos, que en lugar de comerse el cultivo se quedan en las flores. Entre las flores cultivadas en esas bandas se encuentran especies como Zinnia elegans, Caléndula Officinalis, Helianthus annuus, Lavatera trimestris o Centaurea Cyanus”, especificó el ingeniero agrónomo de INTIA, Juan Antonio Lezáun. Otras técnicas de control de plagas que se estudian en el marco del proyecto Life Agrointegra son las técnicas culturales como el laboreo, la rotación de cultivos, la preservación de los ribazos, etc. “Mejor que usar un fitosanitario será utilizar la confusión sexual, aunque si no queda otra opción, se tiene que intentar usar productos fitosanitarios más respetuosos con la fauna auxiliar y siempre que sea posible utilizaremos productos denominados de residuo 0, formados a partir de extractos vegetales”, aseguró Lezáun.

PRESENTACIÓN DE ASOPROFIT
Después de la ponencia sobre GIP desarrollada por Lezáun, José Nieto, presidente de la Asociación para la Protección Fitosanitaria del Puerro, Zanahoria y Cebolla en Castilla y León, presentó el colectivo constituido en abril de 2015. “Somos una asociación de productores que se unieron debido a la creciente inquietud que teníamos ante las enfermedades que afectan a determinados cultivos hortícolas. La iniciativa surgió en la anterior edidicón de este mismo congreso y nos constituímos como asociación porque tanto la Junta de Castilla y León como la Diputación nos instaron a hacerlo para obtener ayudas”, explicó Nieto. El colectivo cuenta actualmente con 74 socios, entre ellos 8 cooperativas, 14 almacenes de transformación y comercialización, una empresa fabricante y agricultores individuales. En total, la asociación representa más de 2.000 hectáreas entre zanahoria, puerro y cebolla. “Nuestro ámbito de actuación se encuentra en las provincias de Segovia, Valladolid y Ávila”, concretó Nieto, quien subrayó la implicación de la viceconsejera de Agricultura, Ana Asenjo, quien facilitó la recogida de muestras a finales de 2015 por parte de técnicos de la consejería para analizar los problemas que, por ejemplo, provocan en el puerro que la raíz sea ascendente y termine por pudrir el producto, provocando en zanahoria el enrojecimiento de la hoja y la raíz tan en punta que no permite al fruto formarse. Problemas derivados de una nueva enfermedad que pasó a explicar Pablo Lunello, biólogo especialista en virología vegetal y responsable del proyecto presentado por Asoprofit al Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León. Lunello destacó, en primer lugar, las oportunidades que abría el congreso con la presencia de Mariano Cambra “ingeniero agrónomo y fitopatólogo de referencia mundial”, a quien Lunello tenía muchas ganas de escuchar. En su intervención, Pablo Lunello aseguró que ni los cultivos ni los patógenos deben tratarse de forma aislada puesto que “el virus que infecta un cultivo puede extenderse a otros cultivos, por lo que hay que observar las fitopatologías desde un punto de vista integral”, señaló. Destacó que los horticultores y expertos biólogos y fitopatólogos creían encontrarse ante una nueva enfermedad del puerro, y otros hortícolas, todavía sin nombre y sin etiología ni epidemiologías descritas. Ente los síntomas que se detectan de esta enfermedad emergente se encuentra el rajado del bulbo del puerro, el crecimiento de las raíces hacia arriba, el aspecto aceitoso de las hojas más jóvenes e incluso puedan presentar pudriciones y la presencia de huevos de psilos. “El objetivo del proyecto presentado por Asoprofit al Itacyl es evitar el impacto en la economía de las enfermedades existentes y emergentes. En concreto, lo que se persigue desde la asociación es analizar la etiología de la enfermedad, desarrollar métodos de detección, analizar la epidemiología de la enfermedad y el desarrollo de una estrategia de control para evitar las crecientes pérdidas económicas”, comentó Lunello. El biólogo finalizó advirtiendo de que la solución deberá ser integradora entre los múltiples actores del escenario: productores, administradores y técnicos; y destacó la necesidad de contar con la ayuda de la administración para generar un contexto de trabajo.

BACTERIAS EN HORTÍCOLAS
Antes de finalizar las ponencias de la mañana se produjo un interesante debate sobre las bacterias que afectan a los hortícolas, en concreto la bacteria “Candidatus Liberibacter solanacearum” en zanahoria y otras apiáceas y el riesgo para las solanáceas. El diálogo estuvo moderado por Pedro Hoyos, doctor ingeniero agrónomo y profesor de la UPM, y en él participaron Mariano Cambra, fitopatólogo de referencia mundial, y el biólogo especialista en virología vegetal Pablo Lunello. Cambra, ya jubilado aunque todavía colaborador del Centro de Protección vegetal y Biotecnología del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) presentó el tema de debate: “Candidatus Liberibacter solanacearum es una bacteria emergente asociada a enfermedades de gran impacto económico y social en patata (zebra chip o patata cebra), tomate y pimiento (clorosis), no presentes en Europa, y en zanahoria y apio (desarreglos vegetativos), que sí están presentes en España. La dispersión de la bacteria se produce por tubérculos de patata y por semilla de zanahoria infectada y también, muy eficazmente, por diferentes especies de insectos psílidos, entre los que la especie predominante en España es Bacteriana trigonica que puede transmitir la bacteria de forma transovárica haciendo que la enfermedad se mantenga en zonas de cultivo de zanahoria ya que se solapan los distintos ciclos de cultivo y coinciden con otros huéspedes”, explicó el experto. “Se están experimentando en el ámbito europeo la posibilidad de cultivo de zanahoria y apio bajo malla anti-psílidos, tratamientos con aceite mineral de uso hortícola, con caolín y otros para reducir la infección, no obstante, el fundamento del control de la enfermedad pasa por utilizar lotes de semilla de zanahoria libres de la bacteria para evitar su introducción en nuevas zonas”, insistió Mariano Cambra, que instó a las cooperativas y agricultores a realizar análisis mediante PCR en tiempo real a los lotes de semillas para evitar sembrar semilla infectada.

FERTILIZACIÓN EFICIENTE
Tras el intenso debate sobre “Candidatus Liberibacter”, y debido al retraso en la llegada del siguiente ponente, se modificó el orden del día y se finalizó la mañana con la ponencia desarrollada por Israel Carrasco sobre fertilización eficiente y rentable para los cultivos hortícolas al aire libre. Carrasco, responsable de marketing y desarrollo de la empresa EUROCHEM Agro Iberia, fue presentado por el catedrático de química agrícola de la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Cadahía, quien coincidió con el ponente en la necesidad de utilizar más eficientemente los fertilizantes, llegando a un abonado racional que tenga en cuenta las necesidades de la planta.
Israel Carrasco desarrolló una escueta ponencia en la que destacó la importancia de conocer las necesidades de la planta en cuanto a nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) y también el calcio y el azufre, cada vez más importantes según el experto. “Hay que marcarse un objetivo real de producción y analizar el ritmo de necesidad de esos nutrientes. Para esto, es de vital importancia estimar otras fuentes de nutrientes, como los que se encuentran en el suelo, para lo que conviene hacer un análisis del suelo y conocer el cultivo precedente y la aplicación de residuos orgánicos en años precedentes”, explicó Carrasco. El ponente, además, finalizó su exposición con una propuesta de abonado en la que consideró de vital importancia controlar el nitrógeno, pues afecta a la calidad del cultivo, y habló de utilizar fertilizantes con inhibidores de nitrificación: “Los inhibidores de nitrificación suponen menor riesgo de pérdidas porque dificultan la transformacón del nitrógeno en nitrato y mantiene más tiempo en el suelo la otra sustancia del fertilizante, en el caso que expongo el amonio. Entre otras ventajas, y teniendo en cuenta que España tiene que reducir de aquí a 2030 las emisiones de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, este último responsabilidad de la agricultura, los inhibidores de nitrificación reducen las emisiones de óxido nitroso, además de que el cultivo absorbe menos nitratos, porque hay menos en el suelo, y además favorece la absorción de nutrientes por parte de la zona radicular de la planta”, finalizó Carrasco.

RÁPIDA Y CLÁSICA COMIDA
Hacia las 14.15 horas del mediodía, muchos de los asistentes se trasladaron al restaurante Fonsi, en la calle Brasil de Cuéllar, para dejar descansar el cerebro tras la enorme ingesta de información. Los típicos judiones de la granja y carrilleras en salsa fue el menú que llenó rápidamente los buches de unos 200 comensales que nada más terminar el café abandonaron las sillas para volver al congreso, que se iniciaba poco antes de las 16.30 horas de la tarde con un poco de agua, para eliminar las ganas de siesta. 

TECNOLOGÍA Y HORTICULTURA 
La tarde continuó con el seminario sobre tecnología y horticultura moderado por Carlos Cadahía. Inició la jornada por la tarde Carlos Laureano­, del área de ventas de Fuji Electronic Europe GMBH España que presentó el “bombeo solar para riego”, un sistema que integra la tecnología sostenible de la energía solar para los sistemas de riego. Tras él, Javier Martínez, de AZUD, desarrolló una ponencia sobre las ventajas, a su parecer, del riego de goteo frente al de aspersión y al pivor. Por su parte, Carlos Escribano presentó las últimas tendencias en horticultura de precisión. Rubén Moratiel, doctor ingeniero Agrónomo, desarrolló una exposición sobre la calidad del agua en horticultura, destacando la influencia de la calidad del agua de riego en la calidad y producción de los hortícolas. Para finalizar el congreso, Juan Senovilla, presidente del Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León (CAECyL), desarrolló la ponencia sobre presente y futuro de la horticultura ecológica en el Duero. 

Comparte: Facebook Twitter Google Plus Email
Todos los derechos reservados