La cosecha de cereal, a pleno rendimiento

Las cosechadoras forman parte habitual del paisaje del campo estos días

 

Jul 1, 2021 | Cereales

Cereal en la Cooperativa La Sarda de Beire

La cosecha de cereales de invierno se ha extendido ya por todas las zonas donde el Grupo AN tiene cooperativas socias. Con las máquinas ya entrando a los campos, la sensación en muchas regiones es que la campaña podría ser incluso un poco mejor que las previsiones.

La primera estimación del sector de Cereales de Cooperativas Agro-alimentarias de España apunta a una cosecha que alcanzará los 23,38 millones de toneladas, una cifra notablemente por encima de la media de las últimas décadas. Viniendo de una campaña, la de 2020, que supuso un récord absoluto desde que hay registros, con 27,5 millones de toneladas, era de esperar que las previsiones fueran a la baja. Sin embargo, atendiendo a los gráficos que muestran la evolución de la cosecha de cereal en los últimos años, destaca la ruptura de la tendencia que dejaba en la última década una cosecha buena seguida de otra mala en nuestro país.

De esta forma, si la previsión llegara a confirmarse, estaríamos ante la sexta mayor cosecha desde 1990, solo por detrás en cantidad de las registradas en los años 2020 (27,59 millones), 2013 (24,1), 2018 (24,07), 2016 (24,05) y 2000 (23,7).

En su análisis sobre la estimación de la cosecha, Cooperativas Agroalimentarias de España recuerda que la climatología es uno de los factores más importantes en la producción de los cereales: la lluvia y, sobre todo, las temperaturas definen el resultado final de la cosecha. En este sentido, apuntan a que, en general, salvo en Andalucía, la climatología ha tenido un buen comportamiento a lo largo de la campaña, sobre todo en los meses finales del ciclo, con humedades y temperaturas que han acompañado y favorecido la terminación del ciclo del cereal en el campo. Cooperativas añade que a ello se ha unido un manejo adecuado, un mayor uso de nuevas variedades y un incremento importante de semilla certificada, con nuevas variedades mejor adaptadas al estrés hídrico y a las enfermedades y plagas. “La investigación, la mejora genética y las nuevas variedades permiten mejorar los rendimientos y no tener tanta dependencia de abastecimiento, que supone un mayor coste y es menos sostenible, aspectos contrarios a la estrategia verde de la PAC”, exponen.

Esta primera estimación desgrana también la producción esperada por cultivos: trigo blando, trigo duro, cebada, maíz, avena, centeno y triticale, comparándola con los últimos años y con la media de estos.

Así, se van a producir descensos en relación con la media en todos los cultivos, salvo en trigo blando y cebada, que aumentarán un 6,55% y un 2,07%, respectivamente. En cuanto a la previsión por comunidades autónomas se espera un descenso porcentual con respecto a la cosecha histórica del año pasado.

La cosecha comenzó en la segunda quincena de junio en las zonas más tempranas, aunque las labores se ralentizaron por las intensas lluvias que se dieron en torno al día 20 de ese mes. Desde primeros de julio, la recogida del cereal se ha ido extendiendo ya por todas las zonas.

Nos encontramos, por tanto, en días clave para comprobar si se confirman las previsiones. El director de Cereales del Grupo AN, Juan Luis Celigueta, afirma que “con las máquinas en los campos parece que la cosecha podría ser incluso un poco mejor que lo que indicaban las previsiones, salvo en algunas zonas puntuales”.  Analiza también el mercado, comenzando por la campaña anterior: “Ha sido una campaña excitante. En la primera parte, hasta diciembre más o menos, hubo precios muy bajos, muchísima oferta nacional por la cosecha récord y oferta en los puertos a precios muy bajos. La segunda parte ha sido lo contrario: China se puso a comprar todo lo que había por el planeta (no solo cereales, también ha ocurrido con otras materias primas). Rusia puso impuestos a sus exportaciones de trigo y todo dio un giro de 180 grados. En general, se han obtenido unos precios medios que considero muy interesantes para el sector”, explica.

Con respecto al momento actual y pensando en los próximos meses, Juan Luis Celigueta realiza la siguiente valoración: “De momento, los precios con los que empezamos la campaña son muy interesantes, bastante más altos que las medias del año anterior”.

Según los últimos datos de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en España se consumen 36,5 millones de toneladas de cereales, es decir, 100.000 toneladas diarias. Ese déficit entre producción y consumo hace que el papel de las cooperativas en la comercialización sea fundamental, ya que garantizan el suministro continuo de cereales en cantidad y a precios razonables a la industria de transformación durante los 12 meses de campaña, de julio de 2021 a junio de 2022. Según Cooperativas Agro-alimentarias de España, “las cooperativas realizan una correcta ordenación de la oferta y son el mejor instrumento para que las agricultoras y agricultores obtengan mejor rentabilidad a sus producciones”.

Evolucion de la cosecha de cereales